Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram

La Campaña del Miedo

Existen tres grandes criterios para el diseño de campañas electorales: 1) aquella cuyo núcleo central se basa en el miedo, este tipo de campaña adquiere relevancia y efectividad porque apela a un instinto de conservación primario; 2) aquella campaña que se sustenta en el sentimiento, o aspecto afectivo, apela a las emociones del ser humano para convencer; y 3) la que se base en la necesidad material económica o de reputación.

Hoy analizaremos la metodología con la que opera la campaña del miedo, su efectividad y su relación con las campañas de ataque.

Las campañas del miedo son muy efectivas, su mayor fortaleza es la canalización del miedo hacia la ira, y hacer de esta un elemento unificador en una masa; este tipo de campaña incrementa su efectividad con dos factores importantes: a) la coyuntura, una coyuntura de crisis económica, de inestabilidad social, puede contribuir a que una campaña de miedo tenga un mayor impacto; b) una clara visión de salvación, el miedo tiene sentido como campaña cuando quienes diseñan una estrategia de campaña electoral presentan la salvación para el infierno que representa la realidad.

Las campañas políticas de miedo están directamente asociadas a la idea de un enemigo, siempre están interpretadas en el desenlace de una narrativa en la que existe un malo. Ese malo es quien crea las condiciones del terror.

En efecto, este terror puede ser creado, esto es, puede claro basarse en una realidad objetiva, pero puede también construirse un miedo artificial, o crear un miedo en base a circunstancias ordinarias, un pánico social, a esta creación artificial se le denomina operaciones sicológicas de tipo sicosocial; herramienta utilizada tanto en gobierno como en campaña.

Apliquemos estos criterios generales a la situación actual de adelanto de elecciones, tratando de observar el fenómeno de forma objetiva sin una carga valorativa encontramos lo siguiente:

  1. Existen dos actores políticos con posiciones distintas:
    1. El gobierno. Con el liderazgo de Martín Vizcarra.
    2. El parlamento. Con el liderazgo de Keiko Fujimori.
  2. Cada uno de los actores políticos tiene una estrategia que considera será la que triunfe.
    • La estrategia de gobierno se basa en su relación con la población los medios. Usa las estrategias de comunicación política como principal herramienta.
    • Todo tipo de táctica política: blitzkrieg, necesita ser rápido.

Cada actor político, desprecia y expone la estrategia del otro, por ejemplo Fuerza popular señala que el gobierno utiliza recursos de todos los peruanos y resalta que es inconstitucional hacer un adelanto de elecciones generando una crisis innecesaria; por su lado, el ejecutivo señala que el parlamento se aferra al poder y no piensa la población, pues considera que el mejor escenario para la población es un adelanto de elecciones, y que los congresistas piensan solo en el poder y sus propios intereses.

Ambos intentan crear una estrategia en base al miedo de forma equivocada, la oposición señala que Vizcarra es un dictador, pero no existen las condiciones para que esta idea del miedo se sienta, es más hasta es caricaturesco el adjetivo. Que perjudique el orden de los parlamentarios no lo convierte dentro de la percepción social como un dictador. El miedo supuestamente estaría aquí en la idea del dictador, sin embargo, su efecto no ha creado miedo en la población y mucho menos este miedo ha generado una reacción de odio contra Vizcarra; si a esto le agregamos que al parecer no tiene una estrategia centralizada y unificada la oposición, sus intentos son maniobras de un aficionado y solo toca resistir aferrándose a la burocracia y procedimientos institucionales.

Por otro lado, Vizcarra tampoco ha creado una estrategia de miedo correctamente, de hecho, no se tiene miedo al parlamento, todo lo contrario, existe una suerte de rechazo; el miedo está en lo que pueden hacernos y el parlamento no tiene las facultades, el parlamento fuerte si daba miedo, de hecho, pudo ser un factor de condiciones para una campaña del miedo; este parlamente que se aferra a sus curules, de hecho genera más vergüenza a la población que miedo.

En paralelo, se ha generado algo que sí puedo denominar una efectiva campaña de miedo, es la percepción hacia los venezolanos, esta tendencia no me sorprendería que termine en linchamientos xenofóbicos, y si los medios hablan de esto todos los días, y existen actores sociales, políticos y culturales que se manifiestan en contra entonces se creará una sólida tendencia. Adicionalmente, el gobierno parece haber abandonado la idea de defender la política a favor de los venezolanos, lo que nos da la ligera sospecha que la campaña de miedo ha sido efectiva. Ahora bien, la pregunta técnica que nos hacemos los asesores y que no se puede responder con un análisis simple: ¿Esta campaña de miedo parte de condiciones reales o de insumos artificiales? Es decir, ¿es producto de la espontaneidad o de la manipulación?

Sea lo uno o lo otro, los políticos que la aprovechen serán los más favorecidos, hoy en día es la tendencia más importante en términos de política.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en que podemos ayudarte?