PUBLICACIONES
Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en telegram

Comunicación política y la revocación de mandato

Comunicación política y la revocación de mandato

Podemos estar o no de acuerdo con el gobierno encabezado por el actual presidente de México, pero desde un punto de vista de comunicación política, despierta gran interés en cuanto al posicionamiento de una agenda política dominante, además de la construcción de un significado de lo que es gobernar para el presidente en turno.

La base para el ejercicio del poder se puede sostener en la coacción o la creación de significado partiendo de los discursos a través de los cuales los diferentes actores políticos y sociales guían sus acciones, con base en esta idea, la necesidad de la planeación, implementación y mantenimiento constante de una estrategia de comunicación política se nos presenta como algo vital.

Como ejemplo inmediato tenemos la jornada electoral de la revocación de mandato que se llevó acabó el domingo 10 de abril en México, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador, sometió a votación su continuidad en el poder.

Comprender que el poder político no es un atributo sino una relación permite definir y posicionar objetivos que a corto, mediano y largo plazo permitan el posicionamiento político de la agenda, en este caso, del gobierno en turno.

Si bien los resultados electorales en comparación con las elecciones presidenciales del 2018, son muy inferiores en términos de participación absoluta, la agenda política que sigue moviendo y dirigiendo la arena política nacional es la que lleva el presidente López Obrador y su partido.

Más allá de las críticas, que fundadas o no, emite la oposición, lo cierto es que en una sociedad no es completamente homogénea y que el nivel de abstencionismo observado en la pasada jornada electoral no necesariamente vaticina el debilitamiento de López Obrador, pero tampoco garantiza que apoyen a la oposición.

En este momento el presidente y su partido cuenta con un sondeo real rumbo a las elecciones del 2024, sabe que en este momento tiene la capacidad de movilizar a más de 15 millones de personas, mientras que la oposición debe reconocer su realidad latente y modificar su estrategia de comunicación actual pues a diferencia del actual gobierno, no pueden asegurar que los abstencionistas decidieron no salir a votar por apoyarlos directamente o si quiera por haberse abstenido de manera consciente.

Los dados están girando rumbo al 2024, es momento de afinar, modificar y en algunos casos cambiar de estrategia, porque en política no hay espacio para la improvisación.

Néstor Mendoza Vázquez

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en email

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir Whatsapp
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en que podemos ayudarte?