PUBLICACIONES
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram

La polarización: Una enfermedad autoinmune en Colombia.

En política, la polarización es un fenómeno que, generalmente, hace referencia a la divergencia y al desplazamiento de las actitudes o posturas políticas hacia los extremos ideológicos. Así, fue como se convirtió en los últimos años, en el escenario más común para delinear la dinámica y los vaivenes electorales de Colombia.

Esta grieta, que se empezó a engendrar aún más, con la firma de los acuerdos de paz, empezó a adoptar una narrativa radicalizada que, hoy por hoy, ha llegado al punto en que las diferentes identidades políticas cohabitan en contextos intolerables, y en muchas ocasiones, hostiles. Más allá de una cuestión de polarización de los “valores”, lo que ha ocurrido en Colombia, es el cambio que se ha dado en los discursos de los bandos existentes en los últimos años. 

Así, las identidades ideológicas que demarcan a la sociedad colombiana están delimitadas, básicamente, en “izquierda” y “derecha”. Coyuntura que es producto de dos liderazgos populistas, apoyados en el descontento de los distintos grupos sociales y adeptos a discursos cimentados en la historia conflictiva del país. Con lo anterior, no se quiere decir que la polarización antes no ahondaba la estructura política colombiana, pero en el presente, su afección se muestra endémica en el sistema, con una mayor manifestación en la creciente debilitada democracia.

Los rivales políticos – Gustavo Petro, visto como el representante de la izquierda y, Álvaro Uribe representante de la derecha – han construido una división poco sensata y deliberada dentro de la sociedad, en donde cuya lógica gravita en “si no es de izquierda, es de derecha”, y viceversa. Si bien, hay otra parte que está lejos de los extremos anteriormente descritos, y son quienes hacen parte del famoso centro, catalogados por muchos como “tibios”.

En esta medida, también cabe hacer referencia a una de las visibles estrategias que ha sido implementada por ambos polos de poder, la cual, en términos reales, se trata de “acusar al otro de lo mismo que se nos acusa”, apartando a la sociedad de lo verdaderamente trascendental, y centrando toda su atención en el oponente.

Lo más preocupante de esta situación es la desinformación de la población, ya que los medios de comunicación tradicionales se han visto permeados en este entramado, contando a su vez, con las redes sociales y el periodismo. Es un circulo cerrado, en donde la pasión está jugando un papel mas preponderante que la razón. Cabe mencionar que, la credibilidad de los medios nacionales es muy baja, poco o nada se confía en estos como fuentes principales de información.

Finalmente, un factor que acrecienta este fenómeno es, la crisis de los partidos políticos colombianos. De hecho, al iniciarse la contienda electoral en 2018, se registraron 11 candidatos a elección popular con el respaldo de firmas[1] y tan solo dos lo hicieron con el respaldo de su partido político. De manera que, también es posible que esta polarización sea producto, a su vez, de una división cada vez más borrosa de la ideología de partido y su vez política, en un sentido teórica y estrictamente dicho. En caso de que así sea, ¿se trataría esto de una polarización entre lo liberal y lo conservador ampliamente definido?, o ¿estaríamos hablando de un usufructo, basado en el argumento utilizado muchas veces, que el proceso de paz, en lugar de unir la sociedad colombiana terminó por dividirla profundamente?


[1] Según la Ley 130 de 1994 de Colombia, los grupos de ciudadanos podrán postular candidatos con el respaldo de firmas, y se estableció en 2005, un umbral mínimo de un número de firmas equivalente al tres por ciento del total de los votos válidos de la anterior elección presidencial.

Alcira Herrera Pérez

Estudiante de VIII semestre de Relaciones Internacionales y Estudios Políticos de la Universidad Militar Nueva Granada (UMNG) en Bogotá, Colombia. Consultora Política certificada con mención en Inteligencia y Contrainteligencia por la Consultoría Goberna. Actualmente, es parte de proyectos de iniciación científica encaminados a los asuntos de política y relaciones internacionales de América Latina de la UMNG.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir Whatsapp
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en que podemos ayudarte?